Espacios ajenos

Airbnb en San Ángel, Ciudad de México.

Habitar espacios ajenos y apropiármelos se ha vuelto un pasatiempo que disfruto en esta temporada nómada, sobre todo cuando coinciden con mi gusto y vibra personal.

Así es como paso algunas noches de insomnio, mientras hay quienes matan el ocio en Tinder yo swipeo puros Airbnb. Buscar un hogar temporal a veces se vuelve abrumador, sin embargo trato de enfocarme en las tres preguntas básicas: ¿Dónde quiero vivir? ¿Qué experiencia quiero probar? ¿Con quién quiero convivir?

Cada vez que llego a mi nuevo destino y abro la puerta, mi curiosidad se desborda y empiezo a observar a mi alrededor: tipo de muebles, cuadros en las paredes, plantas, imanes en el refrigerador, alimentos en la despensa, libros y artículos sobre el escritorio…hay algo fascinante en poder conocer a las personas a través de todos los detalles de su hogar.

Así es como cualquier elemento se convierte en una pista de la personalidad y forma de vivir de quienes me reciben, aquellas personas de quienes me llevo un pedazo de su historia a cambio de haber ayudado a construir la mía.

Por Claudia Gutiérrez Montaño (Klau gtz)

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s